<$BlogRSDUrl$>

noviembre 21, 2004

Charlas de carnicería 

Entro a la carnicería-verdulería de al lado de casa y lo veo al carnicero detrás del mostrador afilando su cuchilla mientras le preguntaba a una clienta: "y, ¿qué le parece el acuerdo con China?". En ese momento me sentí como en el colegio y pensé: "menos mal que no me preguntó a mí, no tengo ni idea, últimamente no leo los diarios, ni siquiera el horóscopo ni los chistes". Automáticamente caí que estaba en la carnicería y decidí escuchar atentamente la opinión de la señora. Fue contundente: "me encanta, está perfecto, los que se quejan no saben nada de nada, todo lo que hace el gobierno está muy bien" y se mandó un par de frases halagatorias más que no recuerdo mucho porque me sentí como apabullada, y trataba de no ver si la señora quería hacerme participar de la conversación. Entonces, miré al verdulero y empecé a revisar el perejil y le pedí un ramito y un kilo de papas blancas.
Me moría de ganas de preguntarle de qué se trataba el acuerdo porque con que me diga que está perfecto no me alcanzaba para entender el contenido, pero fui cobarde y no me atreví a preguntarle nada por miedo a mi propia reacción, obvio.
Cuando se fue la señora, le pregunté al carnicero acerca del acuerdo con China que tanto le preocupa, a lo que me respondió: "qué se yo que es eso, lo escuché en la radio y me encanta preguntarle a las viejas qué opinan, no sabés cómo se ponen cuando algo no les gusta jajajaja. Ésta me cagó porque le gusta el presi".



noviembre 03, 2004

Zapatitos de la suerte 

Fui al negocio en el que arreglan zapatos a llevar mis chatitas color camel con agujeritos adelante que me compré el año pasado y me niego a dejar de usar, me encantan.
Muy prolija como suelo ser con los zapatos, los llevé en su cajita. Me paré frente al mostrador, saludé amablemente al zapatero y le recomendé que me cuide la caja porque no me gusta que anden tirados por ahí y se arruinen. Acto seguido le digo que los zapatos necesitan un service general de "pintura" y la tapita del taco porque piso mal y se me gastan desparejos. Abro la caja y le muestro los retoques de pintura que necesitan y me dispongo a mostrarle la parte de la suela para que vea lo que necesitan...¿a que no saben a quién me encontré en la suela pegadito al taco? si, al viejo y querido tereso de perro. ¡Qué vergüenza!, ¡qué mugrienta! con razón los Reyes Magos hace años que esquivan mi zapatos.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?