<$BlogRSDUrl$>

febrero 18, 2004

Con uds. una chica del barrio 

Lola

febrero 17, 2004

Oye Manuel... 

En el 2001 Luis tomó su pasaporte español para realizar el camino inverso al de sus abuelos y su madre. De Buenos Aires partió a Madrid.
Al año siguiente Darío y Sandra hicieron lo mismo pero sin el preciado documento. Tuvieron suerte y tras varios meses de ilegalidad obtuvo cada uno su visa de trabajo.
Lo curioso es escuchar hablar a estos últimos: me llaman "tía" cuando soy amiga suya; ya no vosean y hasta se cagan en la ostia y en la leche. Ni que hablar de ciertas expresiones que aún no termino de descifrar.
Pareciera que junto con el pasaje a España, les otorgaron un curso acelerado de españolismos (estos cambios en sus vocabularios comenzaron a la semana de haber partido). Como si eso los hiciera genuinamente españoles...
Aún recuerdo a Sandra cuando éramos chiquitas riéndose de Luis cada vez que alguien contaba un chiste de gallegos y ahora se cree más española que la finada Lola Flores.
Por si todo esto fuera poco, de ser la contadora del barrio que atendía en el garage de su casa del tercer mundo pasó a ser una mujer de negocios en la Madre Patria. Debería ponerse un pin que rece: "Ahora soy española y empresaria, pregúnteme cómo".
No le creo nada. La gran pista me la dió cuando vino y no le devolvió a mi madre el juego de valijas que le prestó cuando se fue con una mano atrás y otra adelante.
Darío por su parte siempre tuvo problemas con su ego. Demasiado pequeño, demasiado distorsionado. Por un lado me hago cargo, siempre fue el centro de las gastadas en el barrio y nunca lo defendí, más bien las iniciaba o continuaba. Al parecer allá en Europa es un gran Director de una empresa, aunque sigue viviendo con un tío abuelo o algo así... y el secundario todavía sin terminar.
Por último, pero no menos importante, Luis. Sigue tan porteño como el primer día; no cambia la camiseta de Boca por ninguna otra; se enoja al grito de: "¡La concha de tu madre!" y aunque disfruta de las tapas no las cambia por un buen asado.
En fin, en el barrio son los tres que fueron a España y al parecer no vuelven. Carinita se fue a Estados Unidos, pero merece un relato exclusivo, este post es poco para ella. Otro día será.

febrero 16, 2004

Ignorancia 

Mi primer beso fue horrible. Nadie me avisó esa cosa de la lengua. Después me gustó.

Espantoso 

Cuando me está por venir tengo miedo de que todos en el barrio se den cuenta y digan: "¡ahí va esa, con el pecado igual que Carrie!". En seguida después de comprar la verdura y sentir la mirada inquisidora del verdulero me encierro a rezar, eso sí, sin mover ningún mueble con la mirada.

Todo esto es mentira, me siento llena de odio como la madre de Carrie.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?